EL PENAL DE NEZAHUALCÓYOTL NORTE, ACONDICIONADO COMO HOSPITAL PARA ATENDER A PERSONAS PRIVADAS DE LA LIBERTAD EN CASO DE PRESENTAR SÍNTOMAS DE COVID-19

Nezahualcóyotl, México.-La Secretaría de Seguridad (SS), confirmó que el Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Nezahualcóyotl Norte, quedó acondicionado y equipado en su totalidad, para recibir al menos a 200 Personas Privadas de la Libertad (PPL’s), en caso de presentar síntomas o confirmar casos por Covid-19.

La Subsecretaría de Control Penitenciario, con el objetivo de confrontar la pandemia, adoptó medidas sanitarias a fin de estar en posibilidades de atender, de forma inmediata a PPL’s que pudieran presentar algún síntoma de enfermedad, adoptando prácticas nacionales e internacionales para disminuir el riesgo de contagios al interior de los penales mexiquenses.

En dicho inmueble, se concentrará la mayoría del personal médico que contará con todas las herramientas necesarias para atender cualquier eventualidad, además de establecerse un espacio específico para el aislamiento de posibles casos, así como mantener estrecha colaboración con autoridades del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) para garantizar el apoyo de personal médico especializado.

A partir del anuncio de la aparición del Coronavirus, el pasado mes de marzo, la Subsecretaría de Control Penitenciario estableció un plan de contingencia denominado “Estrategia Penitenciaria Estatal contra el Covid-19” así como la “Orden General de Operaciones para Prevenir el Contagio de Covid-19 en las Cárceles Mexiquenses”, con acciones específicas para prevenir y atender los casos de contagio entre las Personas Privadas de su Libertad, sus familias y los funcionarios penitenciarios.

La estrategia de contención epidemiológica, se ciñe a lo dispuesto en los Estándares Avanzados de Naciones Unidas para el Sistema Penitenciario Mexicano, principalmente de los Estándares Especiales UNAPS Covid-19.

En concordancia con estas disposiciones, las acciones instrumentadas cumplen con los cuatro estándares especiales, mismas que se dividen en “El centro penitenciario protege y atiende a las personas privadas de la libertad contra la Covid-19”; “El centro penitenciario protege y atiende a su personal contra la Covid-19”; “El centro penitenciario protege a las y los visitantes contra la Covid-19; y “El centro penitenciario protege y atiende a las niñas y niños contra la Covid-19”.

Para ello, fue adquirido material clínico y sanitario necesario para prevenir y atender casos de contagio, tales como cubrebocas, gel antibacterial, guantes, cofias, termómetros, entre otros implementos, además de establecer el “Protocolo General de Caso Sospechoso o Confirmado de Covid-19 en los Centros Penitenciarios del Estado de México” y el “Protocolo Médico de Reporte y Atención ante Caso Sospechoso o Confirmado de Covid-19 en los Centros Penitenciarios del Estado de México”.

Así mismo, el sistema penitenciario, implementó, a partir del pasado 21 de marzo, medidas adicionales en los Centros de internamiento, con el objeto de detectar personas que pudieran poner en riesgo la salud de los internos y sus familias durante los días de visita. Dicho cerco sanitario también se aplica a proveedores, defensores legales y Personas Privadas de la Libertad de nuevo ingreso.

Lo anterior, se suma a la ampliación de horarios y descuentos del 50 por ciento en llamadas telefónicas; restringir el ingreso de un solo familiar por PPL y aplicar el uso obligatorio de cubrebocas por parte de la visita y personal penitenciario, todo ello, avalado por personal de salud del gobierno del estado y de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM).

De igual forma, se lleva a cabo la sanitización de enseres de uso personal, dormitorios y áreas comunes, así como de los espacios utilizados por los funcionarios penitenciarios.

Por instrucciones de la Secretaría de Seguridad (SS) y con base en el plan de contingencia de la pandemia, los funcionarios penitenciarios en su calidad de adultos mayores, con afecciones médicas respiratorias, enfermedades crónico-degenerativas y mujeres embarazadas, no asisten a laborar; en tanto, cada centro penitenciario proporciona suministros gratuitos como cloro, alcohol y jabón de manos suficiente para limpiar y desinfectar los equipos y enseres personales, de lo cual, se lleva un registro puntual, así como de la condición médica del personal que permanece en las instalaciones y de los familiares que acuden a visita.

En los Centros Penitenciarios mixtos o femeniles, se han instrumentado medidas extraordinarias para garantizar la salud de las mujeres embarazadas, madres y niños en situación de cárcel, enfatizando en campañas de educación, dirigidas a este sector sobre el correcto lavado de manos y desinfección de áreas individuales y comunes.

Se ha reforzado el Orden General de Operaciones y Medidas de Seguridad al Interior de los Centros Penitenciarios, por parte del personal de seguridad y custodia a través del incremento del estado de fuerza en atención a visitas, aduanas, esclusas, torres y patios de visita; además de que el Grupo Táctico Penitenciario se encuentra en alerta máxima permanente hasta que sea superada la crisis, en tanto que la Policía Estatal, Ejército Mexicano y Guardia Nacional, apoyan de forma permanentemente con rondines perimetrales.

Con estas acciones, la Secretaria de Seguridad reafirma su compromiso por salvaguardar la salud y dignidad de las Personas Privadas de la Libertad, las familias y los funcionarios penitenciarios y que con el trabajo conjunto y una estrecha cooperación -sociedad y gobierno- se podrá superar la crisis.

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email